Es cierto que cuando no comes suficientes calorías, tu cuerpo descompone la grasa almacenada para utilizarla como energía. Sin embargo, cuando te alejas de tu dieta y empiezas a comer normalmente otra vez, volverás a coger todo ese peso de nuevo.

Esto sucede porque privarse de calorías diarias necesarias, ralentiza el metabolismo, tu cuerpo entra en “modo de hambre”. Tu cuerpo va a pensar que no hay suficiente alimento disponible y por ello el metabolismo se ralentiza con el fin de reservar energía durante largos periodos de tiempo y va a actuar como un “almacén de energía”. Cuando dejes de hacer dieta, tu cuerpo va a almacenar más grasa en reserva frente a futuros períodos de escasez. También es más probable que comas en exceso durante este período.

Share

Estilo de vida saludable

Video Institucional Quality Health®
Video Institucional Quality Health® - Dra. Gloria Bustamante