Seguir una dieta equilibrada es de vital importancia para mantenerse sano y ayudar a reducir el estrés. Algunos alimentos y bebidas son potentes estimulantes para el organismo y por consiguiente, una causa directa del estrés. Esta estimulación puede hacer trabajar en exceso al hígado, alterar las concentraciones de glucosa en la sangre y tener  efectos perjudiciales a largo plazo.

  • Cafeína

Se encuentra en el café, en el té, el chocolate, los refrescos de cola, etc. Provoca la liberación de adrenalina, con lo cual aumenta el grado de estrés. Los adictos a la cafeína agotan las glándulas suprarrenales que producen las hormonas del estrés, las cuales obstaculizan el metabolismo. Por lo tanto, la cafeína provoca un aumento de peso a largo plazo, sobre todo si va unida a una mala alimentación. Consumir demasiada cafeína tiene el mismo efecto que el estrés a largo plazo.

  • Alcohol

Es una de las principales causas del estrés. Resulta irónica que la mayoría de las personas se acostumbren a beber para combatir el estrés. El alcohol y el estrés, combinados, son bastantes nocivos. El primero estimula la secreción de adrenalina, lo cual da lugar a trastornos como tensión nerviosa, irritabilidad e insomnio. El exceso de alcohol aumenta los depósitos grasos en el corazón y reduce la función inmunológica. Así mismo, el alcohol limita la capacidad que tiene el hígado de eliminar toxinas del organismo. Durante una situación de estrés, el estrés, el cuerpo genera diversas toxinas. Si el hígado no las filtra, estas toxinas siguen circulando por el organismo, lo cual provoca un daño grave.

  • Dulces

El azúcar no tiene nutrientes esenciales. Aumenta a corto plazo la cantidad de energía en todo organismo, lo cual puede conllevar el agotamiento de las glándulas suprarrenales y provocar irritabilidad, falta de concentración y depresión. El consumo elevado de azúcar supone una gran carga para el páncreas. Casa vez aumenta más la posibilidad de desarrollar diabetes.

  • Alimentos salados

La sal incrementa la presión arterial, agota las glándulas suprarrenales y causa inestabilidad emocional. Usa un sustituto de la sal que contenga potasio en vez de sodio. Evita los alimentos elaborados que sean ricos en sal.

  • Alimentos grasos

Evita comer alimentos ricos en grasas saturadas, como los derivados de los animales, los lácteos, los fritos y la comida basura habitual. Las grasas estresan de forma innecesaria el sistema cardiovascular.

  • Leche de vaca y lácteos

Provocan estrés en el organismo porque contienen sustancias como proteína caseína, que nos cuesta digerir a los humanos y que no son adecuadas para nosotros. Además algunas pueden desencadenar reacciones alérgicas.

  • Carnes rojas

Estas carnes ricas en proteína elevan las concentraciones cerebrales de dopamina y noradrenalina, ambas asociadas a un mayor grado de ansiedad y estrés.

  • Alimentos picantes

Las especias contienen aceites volátiles capaces de irritar las paredes del estómago. Mejor evitar el curry picante, la guindilla y las salsas picantes que condimentan la comida y las bebidas mexicana e india.

 

  • Aditivos, conservantes y otras sustancias químicas

Los aditivos suponen una gran carga para tu organismo, ya que le hacen esforzarse mas para descomponerlos, y la consecuencia es que se gastan la energía y los nutrientes valiosos cuando podrían utilizarse de una manera mas provechosa, por ejemplo para reforzar el sistema inmunológico.

Share

Estilo de vida saludable

Video Institucional Quality Health®
Video Institucional Quality Health® - Dra. Gloria Bustamante