El aceite de oliva, elixir de la naturaleza, sus propiedades nutricionales y estéticas son innumerables. Estudios han demostrado que el consumo de aceite de oliva previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en personas con alto colesterol.

Disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno como resultado de su alto contenido de ácidos grasos no saturados. Su consumo favorece la circulación sanguínea, cardíaca y cerebral.

Un estudio realizado por la Universidad de Atenas en Grecia, asegura que ingerir aceite de oliva puede reducir el riesgo de desarrollar artritis reumatoide – una enfermedad crónica de las articulaciones. El aceite de oliva contiene sustancias antioxidantes que combaten los radicales libres – las moléculas que desencadenan las enfermedades y el envejecimiento.

El Aceite de Oliva y Tu Piel

Es rico en Vitamina E, un poderoso antioxidante. Su contenido de esta vitamina acelera la cicatrización de quemaduras en la piel. Ideal para aliviar y mejorar la dermatitis causada por el frío, la resequedad o la contaminación. Unta el aceite directamente en la piel para hidratarla.

El aceite nos ayuda también a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y nos ayuda a sintetizar el colágeno, componente esencial que nos ayuda a mantener el buen aspecto y la elasticidad de la piel.

El aceite de oliva ha sido utilizado desde la antigüedad como aceite para el cuerpo. El único problema que presenta la utilización de aceite de oliva para la piel es su aroma, tiene un olor fuerte y en el mercado encontramos una gran cantidad de aceites para el cuerpo con buenas fragancias. Este puede ser uno de los motivos por los que el uso de aceite de oliva para la piel se haya perdido con el tiempo. Estos aceites son aceites artificiales y no se pueden comparar con el aceite de oliva, un aceite natural que no se puede comparar con un aceite artificial. El aroma desaparecerá después de una ducha.

 

Remedios Caseros con Aceite de Oliva

 

Para el pelo: Aceite de oliva y mayonesa: La mayonesa tiene huevo y aceite y esto es lo que la hace beneficiosa para el pelo y al mezclarla con un aceite nutritivo, como el aceite de oliva, se incrementan sus beneficios.

Aceite de oliva en masajes: Un aceite de oliva ligero puede usarse para masajear el cuerpo, sobre todo la zona de estrías. Es mejor y más nutritivo que el aceite mineral contenido en la mayoría de los aceites comerciales.

Para las manos: Si tienes las cutículas partidas o ásperas, puedes ponerte unas gotas de aceite de oliva y masajear las cutículas todos los días.

Limpieza facial profunda: Necesitas una toalla de algodón, agua caliente y una mezcla de aceite de oliva con aceite de ricino o de jojoba (o cualquier otro aceite natural que te guste). En un recipiente mezcla ambos aceites, toma una porción con ambas manos y frótalas de manera que se comience a generar un poco de calor, aplica en el rostro con un masaje circular.

Moja la toalla en agua caliente, espera a que se enfríe un poco antes de colocar encima del rostro, siente el calor penetrar la piel, sin quemarla. Deja actuar unos minutos o hasta que la toalla se enfríe. Repite una vez más pero esta vez, remueves el aceite con la toalla. La piel queda tersa y limpia, sin residuos de grasa. Puedes realizar este tratamiento una o dos veces a la semana.

Share

Estilo de vida saludable

Video Institucional Quality Health®
Video Institucional Quality Health® - Dra. Gloria Bustamante