No hace falta que los evites para siempre sino que sepas tomarlos con moderación. Dicho de otra manera, ten un poco de cuidado con ellos…

Levaduras

Prácticamente a todos los productos de panadería se les añade levadura para que suba la masa y para acentuar el sabor. Si un producto de este tipo esta abultado o tiene corteza, no cabe duda de que contiene levadura. Los alimentos envasados suelen llevar levadura añadida, que puede constar en la etiqueta como proteínas de levadura autolisadas, extractos de levadura, proteínas vegetales, levadura química, levadura de cerveza por lo que conviene leer la etiqueta antes de comprarlos.

Los alimentos fermentados  (como el vinagre, la salsa de soja y el queso) y las bebidas alcohólicas (sobretodo el vino y la cerveza) son otra fuente de levadura. Esta última solo supone un problema para quienes son sensibles a ella: si padeces alergias, asma, infecciones por levadura, dolores de cabeza o migraña, es probable que tengas que acabar con el exceso de levadura. No quiere decir que nunca más los dejes de comer, sino que limites el consumo.

Pasta

Si crees que la pasta blanca es un alimento rico en nutrientes, reconsidéralo. La pasta que se vende está hecha de harina blanca, El refinamiento y blanqueamiento destruye  como mínimo el 70% de sus vitaminas y hasta un 90% de sus minerales. La harina blanca carece de fibra, tiene muy pocos minerales y contiene hierro inorgánico (acaba con las vitaminas buenas que tiene el cuerpo). Esto no quiere decir que nunca comas pasta blanca, sino que la consumas con moderación. Lo mejor que puedes hacer es introducir otro tipo de pasta en la dieta, como arroz, espinacas, el maíz o la pasta de soja.

Carnes rojas

El consumo excesivo de carnes rojas puede intoxicar y acidificar la sangre, acaba con el calcio, obliga al hígado y los riñones a esforzarse más y obstruir los intestinos, lo cual destruye la flora beneficiosa. Esto puede llevar a la aparición de cálculos renales, enfermedad hepática, artritis entre otras enfermedades. Las carnes rojas deterioran la capacidad del organismo para generar enzimas y ácido clorhídrico, necesarios para la digestión.  Si consumes carnes rojas, aprende a combinar los alimentos de un modo adecuado para digerirlas de un modo más eficaz. Procura comer carne orgánica siempre que sea posible.

Solanáceas

Evita los alimentos de la familia de las solanáceas (patatas, berenjenas y pimientos) si eres propenso a presentar trastornos musculares, artríticos, articulares y óseos.

Deben evitar las solanáceas especialmente las personas que padecen de artritis porque esta tiene una sustancia denominada solanina que obstaculiza la función enzimática en los músculos, lo cual causa a menudo dolor y molestias. Si te encanta estos alimentos, lo mejor que puedes hacer es cocerlos o asarlos al horno o cocinarlos con un poco de sopa ya que esto neutraliza la solanina.

MCKEITH, G. Eres lo que comes.

Quality Health®, porque una excelente calidad de vida es reflejo de tu salud www.QualityHealth.co -  (4) 444-3995

Share

Estilo de vida saludable

Video Institucional Quality Health®
Video Institucional Quality Health® - Dra. Gloria Bustamante