Les vamos a contar lo que sucede...

Cuando bebes una lata de gaseosa:

•A los 10 minutos: 10 cucharadas de azúcar golpean tu cuerpo, 100% del total recomendado diariamente. No vomitas inmediatamente con ese dulce extremo, porque el ácido fosfórico corta el gusto.

•A los 20 minutos: el nivel de azúcar en la sangre explota, provocando un chorro de insulina. El hígado responde transformando todo el azúcar que recibe en grasa, ya que es mucha como para usarla como fuente de energía. 

•A los 40 minutos: La absorción de cafeína está completa. Tus pupilas se dilatan, la presión sanguínea sube, el hígado responde bombeando más azúcar al torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en el cerebro son bloqueados para evitar mareos.

•A los 45 minutos: el cuerpo aumenta la producción de dopamina, estimulando los centros de placer del cuerpo. (Físicamente, funciona como con la heroína u otras drogas)

•A los 50 minutos: el ácido fosfórico empuja calcio, magnesio y zinc para el intestino grueso, aumentando el metabolismo. Las altas dosis de azúcar y otros edulcorantes aumentan la excreción de calcio en la orina, es decir, estás orinando parte de tus huesos, una de las causas de la OSTEOPOROSIS.

•A los 60 minutos: las propiedades diuréticas de la cafeína entran en acción. Orinas. Ahora está garantizado que eliminarás más calcio, magnesio y zinc, minerales que tus huesos necesitan. A medida que la onda baja sufrirás un choque de azúcar. Te pondrás irritable. Ya habrás eliminado todo lo que estaba en el refresco, pero no sin antes haber eliminado también elementos que tu organismo requiere.


¿Y esto se lo dan a beber a los niños? Por eso existen niños con diabetes y obesidad, a tan corta edad.

Share

Estilo de vida saludable

Video Institucional Quality Health®
Video Institucional Quality Health® - Dra. Gloria Bustamante